Pequeños tesoros, a los que en su día no dimos demasiado valor, permanecen ocultos en teléfonos móviles antediluvianos a la espera de ser rescatados, y nos conceden la ilusión de volver a ver y escuchar a viejos amigos.