Primer domingo de mayo de 2020

Un regalo de Juan Arroyo dedicado a todas las MADRES, también a las que ya no están.

Mucho cuidado, que se os puede hacer la boca agua.

«A mi madre, que nunca se irá de mí»