EL PAÍS, 2010

Rafael Alberti visita la escuela de doblaje que lleva su nombre