Es un motivo de alegría que, dadas las dificultades por las que está atravesando la profesión, los directores se hayan unido como colectivo y hayan dado un paso al frente para defender sus derechos. Asimismo, nos congratula que hayan llegado a un acuerdo para que no se acepten trabajos que no sean ajustados por el propio director.

Se está elaborando una normativa con derechos y obligaciones que nos ofrecerá un marco ineludible para que esta profesión no desaparezca. Cualquier idea que tengáis, podéis enviársela a los miembros de la Comisión de Directores (personalmente o a través de «contacta» en la página web) durante un plazo de dos semanas, con el fin de que quede plasmada en la nueva normativa y sea aprobada en la próxima reunión.
Esperamos tu colaboración ya que esta profesión es de todos y para todos.
ADOMA