domingo , 25 octubre 2020
Inicio » Noticias » “STAR TALENTS: Son negocios, nada personal”, (por Chus Gil)

“STAR TALENTS: Son negocios, nada personal”, (por Chus Gil)

 iniesta

Cuando intervengo en un doblaje, lo mejor que me puede pasar es que la película sea buena, y que el director y el reparto sean los mejores; y lo mínimo que espero es que todo el equipo, técnico y artístico, sea profesional. Desgraciadamente esto no es siempre posible, y hay casos flagrantes donde un miembro del reparto, que hasta quizá sea quien doble al protagonista, es alguien totalmente ajeno a la profesión: el/la llamado/a star talent.

Debido a la proliferación de medios de comunicación, cualquier cosa susceptible de ser noticia multiplica de forma exponencial su presencia en programas de radio y televisión, periódicos, revistas, páginas web, redes sociales y demás canales de información… y ¡gratis! Ya que nuestra labor siempre fue anónima no es noticia un doblaje, no es noticia un buen doblaje, ni un doblaje difícil, ni siquiera un doblaje malo (puede, como mucho, generar cierto interés en algún foro o en páginas muy especializadas). Es noticia un doblaje “bizarro”. Solo hay que elegir entre un plantel de personajes mediáticos y hacerles una oferta que, al menos unos cuantos, no puedan rechazar. Son negocios, nada personal. Igual da que sea Iker Casillas, Fernando Alonso, Belén Esteban o el cuerpo de bomberos; que pertenezcan a la RAE o que no sepan hacer una o con un canuto. Lo demás viene solo. Cobertura en informativos, magazines, reportajes, entrevistas… Nuestros empresarios, tan contentos, obviamente. Los doblajes “bizarros” procuran a los estudios más horas de trabajo. Cuan mayor sea la extravagancia más horas de trabajo se necesitarán. Y en casos extremos, entre coaches, actores de referencia y horas extra de dirección, también la parte artística se lucra durante el proceso. Son negocios, nada personal. Las mayors invierten gustosas en estos extras, fruslerías, al lado de la promoción gratuita que les proporcionan. Rebajar la calidad del producto final no es más que un daño colateral que no tiene por qué significar una falta de respeto a la obra y mucho menos hacia nuestro colectivo. Recordemos que son negocios, no es nada personal.

El cine comercial intenta mantenerse a flote orientando su producción cada vez más hacia el público infantil. El hecho de que vayan siempre acompañados, coman palomitas, prefieran la versión 3D y sean presa aún más fácil de la publicidad y el merchandising, convierte a niñ@s y adolescentes en consumidores ideales. Otro daño colateral que sufre la sociedad pero que complace al sistema, ayudando a fomentar la falta de criterio. El objetivo es vender la película para hacer otra película que lleve a las familias al centro comercial a comer cosas que engordan, y a comprar cosas que no se necesitan. Y se supone que con eso ganamos tod@s. Es triste, pero nada personal, solo negocios.

Pero si el cine nos da disgustos, la televisión ofrece alternativas muy distintas. El nivel de las series estadounidenses se ha elevado tanto que sus seguidores no pueden esperar a que se estrenen en sus países, así que, en un intento de evitar la piratería, surge el doblaje “exprés”. Para este proceso no hay star talents que valgan (como mucho se convocará un concurso durante la emisión de la serie que permitirá a algún fan hacer uno o dos takes en el capítulo final); esta modalidad requiere profesionalidad, compromiso, confidencialidad, y rapidez sobre todo, como su propio nombre indica. Es el precio por ser el último eslabón de la cadena. Negocios, nada personal. Pero no olvidemos que también es la última la guinda del pastel, y a veces, lo único que apetece comerse.

En esto se ha convertido nuestro “negocio”, y estamos obligados a adaptarnos si queremos seguir formando parte de él. Las condiciones deberemos exigirlas por medio de un convenio que nos asegure una relación justa con la industria y con los empresarios, y en nuestra voluntad estará cumplir con la parte que nos corresponde.

Chus Gil

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.