La Vanguardia, 24 de enero de 1971

VANGUARDIA_24_enero_1971