La Voz, 24 de septiembre de 1935