La Vanguardia, 25 de febrero de 1935