«Con vehemencia vivió y con vehemencia apagó la luz de la habitación que le albergaba dejando tras de sí la cancha y el balón que tantas pasiones le arrancaban, aquel solo de zarzuela entonada que por los pasillos del estudio avisaba… Las coca-colas que de burbujas le llenaban y más de un mal rato pasar le obligaban… Sus rebufos desmedidos cuando algún inepto le replicaba y ese humo del cigarro que eternamente le acompañaba.»

Te has marchado Chema dejando tu causa a medias sin avisar relevo, dejando tus historias al azar de la deriva, tu fuerza y coraje en el camino, desgastados por una lucha que no supiste superar.

Que todo el viento te lleve y que lejos te deje desembarcar,lejos ya de esta vida que a nosotros nos dejas sin vehemencia que contagiar.

Descansa en paz buen amigo.

Anuska