Que hoy nos cuente un cuento  DIEGO MARTÍN.

Y solo se transformaba cuando trabajaba. Entonces era hermosa. Entonces no estaba sola. Entonces la querían, la aplaudían…