dearly_max

La Vanguardia, 26 de octubre de 1936