La familia de María Romero tuvo la gentileza y la generosidad de compartir con ADOMA el tesoro fotográfico que os presentamos a continuación. Nos sentimos tan afortunados como agradecidos. Seguro que vosotros también.