«El doblaje tiene una magia, es un guiñol, y si se descubre al manipulador del guiñol por detrás, creo que pierde parte de la magia»