El Heraldo de Madrid, 21 de septiembre de 1932