Pues nada, que nuestro compañero y amigo Eduardo Bosch se ha empeñado en alegrarnos el confinamiento. No opongáis resistencia. Rendíos al estribillo y cantad, ¡cantad!