Heraldo de Madrid, 1 de febrero de 1933