alt

27 de enero de 2014

Eduardo Moreno nos abre generosamente las puertas de su casa y de su memoria y nos brinda un hermoso testimonio de amor a la profesión.

Nos guió en este viaje el mejor sherpa imaginable, Abraham Aguilar.

eduardo-abraham2014