«De tanto andar en tabernas, / que es andar de bronca en bronca, / se me ha puesto la voz ronca, / para deciros cosas tiernas.»

Vuestro amigo Daniel Dicenta