El Heraldo de Madrid, 18 de agosto de 1934