«No estamos infravalorados por el público, ya que gusta muchísimo cómo trabajamos, pero sí por los propietarios del producto que nos pagan (productoras, distribuidoras y televisiones). En otros países, la figura del actor de doblaje tiene mucho más reconocimiento, porque las distribuidoras y las televisiones le dan mucho más valor».  Carlos Ysbert

ysbert_cultura_de_cine_27dic16