«Las películas dobladas son como los abdominales de Aznar, que no puedes decir que te gustan».

La actriz Ana Milán, en su monólogo de El Club de la Comedia titulado Presumir y sufrir, reconoce sin complejos que está harta de que las cosas cómodas _como el doblaje_ desprestigien.